¿Para qué sirven los microchips y por qué hay escasez?

Chip
Los chips o microchips son estructuras muy pequeñas (apenas milímetros de dimensiones), fabricado con un material semiconductor (a menudo silicio), que presenta numerosos circuitos integrados. Estos circuitos le permiten desarrollar diversas funciones en aparatos electrónicos.
Pero el problema de la escasez no es por los chips en sí mismos, sino los semiconductores que se necesitan para fabricarlos. Estos son la base sobre los que se construyen todos los sistemas electrónicos y computacionales, desde los más simples como una cafetera o computadoras hasta sistemas de comunicación 5G, maquinaria industrial, incluso inteligencia artificial. Son la base que acoge a los transistores, diodos, sensores y otros elementos que dan forma a lo que conocemos como chip o microchip.
La pandemia provocó una caída de 20% en la venta de vehículos a nivel mundial, por ello la industria automotriz suspendió masivamente órdenes de microcontroladores. Al mismo tiempo, la demanda por computadoras (teletrabajo, educación a distancia), teléfonos, pantallas táctiles, smartphones y consolas de videojuegos se multiplicó.
A inicios del 2021, cuando la demanda de vehículos volvió a incrementar y la demanda de dispositivos como computadoras, teléfonos entre otros se mantuvo con tendencia a subir, se da la situación de escasez, debido a que los fabricantes no pueden producir lo suficiente para cubrir la creciente demanda.

¿Pero, para qué tanto chip?

Los chips han estado escaseando debido a las masivas ventas de dispositivos de entretenimiento doméstico como consolas de juegos, televisores, teléfonos inteligentes y tabletas, que se empezaron a vender como pan caliente a causa de las medidas de confinamiento en todo el mundo. Incluso varias de las compañías de la industria electrónica han reportado ventas nunca antes registradas.

Dependencia de Taiwán y China

Según el ranking de la consultora Gartner, los tres primeros suministradores del mundo (Intel, Samsung y SK Hynix) controlan casi el 35% de las ventas mundiales. Entre los fabricantes, la taiwanesa TSMC ocupa la primera posición con un 58,8% del mercado por ingresos, seguida de UMS, que tiene una cuota del 7,8%.