¿Qué es la Gig Economy?

La gig economy es un término que hace referencia a un nuevo formato de relación laboral. En este, las compañias encargan tareas específicas a un profesional autónomo o «freelance», que las ejecuta y las cobra de forma independiente, estableciéndose un plazo delimitado para ello.

Este modelo laboral podría compararse con el trabajo de ‘freelance’ o autónomo, ya que consiste en aceptar encargos de una duración concreta y sin exclusividad con la empresa contratante, el término «gig economy» hace referencia a esas relaciones laborales, surgidas como forma alternativa a la contratación tradicional, en las que la duración del trabajo es muy corta, la contratación se realiza de forma puntual (temporal), y en las que la relación termina con la finalización del trabajo.

En otras palabras, se contrata a un perfil freelance (autónomo) que lo realiza, y finalizamos la relación con la entrega del bien o el servicio y el pago por el mismo.

De esta forma, muchos empresarios o empresas nuevas ( startups)  optan por girar hacia este nuevo formato de contratación, debido al riesgo que supone incrementar las cargas laborales. 

De la misma forma, la dificultad que suponía encontrar un empleo motivó a muchos profesionales a emprender una carrera profesional en solitario, como profesional freelance, en busca de clientes en todo el mundo a los que prestar multitud de servicios. Así, la gig economy fue ganando cada vez más adeptos, generando plataformas y compañías de gran dimensión en las que la gig economy define su forma de trabajar.

Empresas como Uber eats, iFoods o Rappi, entre otras plataformas, prestan servicios puntuales a cambio de una remuneración. En este caso, el profesional realiza envíos puntuales de comida y cobra por el envío realizado. En estas plataformas, todos los empleados se encuentran en la misma situación. La gig economy define los modelos de contratación en estas empresas, donde los empleados desempeñan tareas específicas por las que son remunerados, sin existir un vínculo contractual fijo y continuo con el empleador.

Sin embargo, en muchos países se están gestando movimientos donde las personas que prestan los servicios como autónomos ( freelance) están exigiendo que sean reconocidos como trabajadores asalariados y exigiendo beneficios sociales y seguros, ya que consideran que la existe una relación de dependencia laboral con estas empresas.

Es así que en países como España  surgió la famosa “ley rider”, que regula la relación entre los repartidores y las empresas de delivery, y que obliga a las plataformas a contratar a todos sus trabajadores con todos los beneficios que las leyes laborales exigen. 

En Latinoamérica algunos gobiernos como Mexico, Brasil, Argentina se encuentran en planes de implementar su “Ley Rider” que podría significar la salida muchas plataformas de entrega de comida y transporte, con la ley se podría subcontratar a empresas con flotas de repartidores y los obligaría a darles contratos temporales. 

Ventajas y desventajas de la gig economy

Así, entre las ventajas que ofrece la gig economy, debemos destacar las siguientes:
  • Horarios flexibles, no hay horarios fijos.
  • Ahorro de costes para el empleador.
  • Mayor capacidad de conciliación para el empleado.
  • Mayor calidad de vida.
  • No existe exclusividad.
  • Posibilidad de generar numerosas fuentes de ingresos.
  • Independencia plena.
Asimismo, entre las desventajas cabe destacar las siguientes:
  • No hay sueldo fijo ni mínimo.
  • Puede ser un trabajo precario
  • No hay beneficios sociales en caso de despido.
  • Genera una elevada tasa de temporalidad en el empleo.
  • Más distracciones y dificultad para autogestionar el tiempo.
Y es que, antes de acabar, conviene señalar que la gig economy es muy amplia, y abarca a trabajadores de todo tipo. Por ello, es conveniente señalar que no es lo mismo un abogado que desempeña su profesión en la gig economy que un trabajador poco cualificado en malas condiciones.

Ejemplo de empresas en la gig economy

Para finalizar, veamos algunos ejemplos de empresas que operan, o han operado, en la gig economy.

Amazon

Amazon, el gigante tecnológico, es una empresa que ha hecho uso de mecanismos de la gig economy en su empresa. En este sentido, muchos empleados, profesionales independientes, trabajan en sus casas en proyectos que Amazon desarrolla.
Estos son remunerados por los servicios prestados, y no tienen exclusividad con Amazon, sino que trabajan, además, para otras compañías del sector; incluso competidores.

Apple

De la misma forma que Amazon, Apple es una compañía que ha hecho uso de la gig economy, ofreciendo empleos a profesionales independientes que desarrollarían y prestarían servicios a la compañía.
Uber o Uber eats
Uber es, quizás, el caso de empresa «gig economy» más conocido. La compañía de transporte y delivery trabaja plenamente en el formato que propone la gig economy. Tanto los conductores como los riders se encuentran empleados de forma autónoma e independiente, sin existir un vínculo fijo entre empleado y empleador.

Rappi

Rappi es un unicornio colombiano que actúa como plataforma de intermediación entre varios tipos de usuarios. realiza servicios de envíos a domicilio.
De esta forma, conecta a aquellos usuarios que desean recibir un determinado bien en su domicilio con repartidores independientes que llevan el bien en cuestión. Estos trabajadores cobran por el envío realizado, del que la plataforma extrae una comisión por gestión que recibe como beneficio.

En Bolivia gober Superapp, la primera super aplicación en Bolivia y una de las primeras superapps en América Latina tendrá un modelo híbrido, ya que contaremos con servicios donde el único modelo de trabajo será basado en la gig economy y tendremos otros servicios diferenciados bajo otros modelos de trabajo y remuneraciones.